Julio R. García-Merlos G.
Twitter: @jgarciamerlos

Las noticias en los medios de comunicación giran en torno al impacto del coronavirus, enfermedad que está afectando todos los ámbitos de la vida. Y es que no es para menos, debemos estar conscientes de la gran amenaza que representa esta pandemia para Guatemala.

En este contexto les comparto algunas recomendaciones de prevención para quienes ejercen la abogacía y para quienes interactúan en forma habitual con el sistema judicial.

En la práctica privada el distanciamiento social es muy importante, en la medida de nuestras posibilidades tratemos de evitar la reunionitis. La reunionitis es un mal corporativo que destruye valor al programar reuniones innecesarias, sin agenda o más largas de lo que necesita el tema a discutir. Ahora las reunionitis presentan un riesgo adicional, el contagio del coronavirus. En lugar de reuniones presenciales, se pueden hacer videollamadas, existen plataformas como Zoom y GoToMeeting. El home office o teletrabajo es una modalidad susceptible de aprovechamiento en el ejercicio profesional, una opción importante a considerar para el desarrollo laboral en estas semanas.

El Organismo Judicial siguió las directrices del Ejecutivo con la decisión de suspender actos protocolarios y actividades públicas o privadas, pero quedaron en pie las audiencias programadas. Sobre este aspecto es necesario señalar: a) si es necesaria alguna diligencia o audiencia en forma presencial, se debe procurar que las instalaciones sean amplias con la distancia apropiada entre los participantes; b) si alguno de los participantes considera haber estado expuesto al virus, debería comunicarlo al juzgado a cargo para que tome las decisiones apropiadas; al igual si un participante se encuentra en riesgo, por edad o condiciones de salud preexistentes; c) en materia penal el sistema de audiencias orales está colapsado desde hace años, al punto que muchos jueces están resolviendo peticiones escritas para descongestionar los procesos. Sería apropiado que la Corte Suprema de Justicia analizara la opción de poder evacuar audiencias y el planteamiento de ciertas peticiones, en forma escrita, en las etapas preparatoria e intermedia; después de la medida temporal, evaluar su conveniencia para su implementación permanente; d) si hay audiencias que se van a suspender, avisar con la debida antelación a los participantes, para no hacerlos salir de forma innecesaria.

El Organismo Judicial ha pedido que se usen sus servicios en línea, los cuales se pueden consultar en la página www.oj.gob.gt Esta emergencia sanitaria plantea una enorme cantidad de retos, nos debe llevar a reflexionar sobre las alternativas para afrontar este problema en el corto plazo y obtener mejora permanente como sociedad. Seamos conscientes y procuremos aportar desde donde estemos para tratar de evitar la propagación del virus, proteger a los más vulnerables, pero al mismo tiempo ser el motor para que las actividades continúen, ya que debemos aminorar los daños económicos y sociales que la paralización conlleva. Es importante que la justicia llegue a quienes más la necesitan en estos complicados tiempos, debiendo priorizar los casos.

Estas semanas debemos estar distanciados físicamente, pero uniendo esfuerzos intelectuales para prevenir y paliar los efectos del coronavirus en Guatemala.

 

*Este artículo fue publicado originalmente el 16 de marzo de 2020 en el Diario La Hora. Foto tomada de Pixabay.