Julio R. García-Merlos G.
Twitter: @jgarciamerlos

En oportunidades anteriores he dicho que se debe aprovechar la crisis para mejorar, que no nos paralice el miedo y que encontraremos nuevas formas de producir. Aprovechar la crisis no es lo mismo que aprovecharse de la crisis, como pretenden hacer los diputados de la bancada Semilla.

Este bloque legislativo presentó la iniciativa de ley denominada Ley de Contribución Extraordinaria ante la Crisis. Es enorme la irresponsabilidad de este grupo parlamentario al presentar una iniciativa de ley por la que se aumenta la carga impositiva en medio de una crisis sanitaria y económica sin precedentes. Mientras que la mayoría de gobiernos del mundo están permitiendo el pago diferido de impuestos y tratando de generar liquidez para que se reactive el motor económico, los empleos y los ingresos para las familias, este grupo político arremete en contra de prestadores de servicios, PYMES y profesionales.

Hoy presentamos la iniciativa de ley “Contribución extraordinaria ante la crisis” para que el 0.1% súper-rico de la población –tanto servidores públicos como profesionales privados– haga una módica contribución para sobrevenir mejor a la crisis económica que vienemanifestaron tras presentar la iniciativa de ley.

El fundamento de esta propuesta es falaz y adolece de varias deficiencias. Primero, el aumento de las tasas impositivas que pretenden no afecta a los “súper-ricos” como ellos les llaman, ya que se incluye un aumento a la tasa en el régimen opcional simplificado en el que el impuesto se calcula sobre ingresos, no sobre utilidades. Este régimen se utiliza principalmente por los prestadores de servicios, PYMES y profesionales como médicos, abogados, contadores, veterinarios, ingenieros, arquitectos, entre otros. Se trata de un régimen exitoso debido a su tasa razonable y a la facilidad en el cálculo, puesto que no requiere determinación para la deducción de gastos. El régimen es sencillo tanto para el contribuyente como para Superintendencia de Administración Tributaria, ya que por su estructura no requiere de mayor fiscalización y ahorra costos de transacción.

Segundo, no se trata de una módica contribución puesto que se materializa un aumento del 43% sobre la tasa impositiva, pasando de 7% a 10%. Tercero, esta normativa propuesta de extraordinaria no tiene nada ya que busca incrementar las tarifas del Impuesto sobre la Renta en forma permanente. Y cuarto, de ser aprobada no tendría impacto directo en los recursos a disposición del gobierno durante la crisis, puesto que de acuerdo con el principio de seguridad jurídica y lo que norma nuestro Código Tributario, sería aplicable hasta el próximo período fiscal, o sea en el 2021.

A los diputados les resulta fácil formular esta propuesta cuando tienen sus ingresos asegurados y no están en la misma incertidumbre que el resto de ciudadanos. Mientras ellos, sus compañeros y la mayoría de funcionarios públicos reciben sus salarios en forma puntual, miles de guatemaltecos perdieron sus trabajos, muchos profesionales y PYMES estamos endeudándonos o usando nuestros ahorros para poder pagar planillas y seguir ofreciendo nuestros servicios en la medida de lo posible. Como he dicho en otras ocasiones, esto no es #JuntosSaldremosAdelante, sino #QueUnosNosSaquenAdelante.

¿Cuál es el aporte de estos diputados para contribuir a paliar la crisis? ¿Han donado o han rebajado sus salarios y dietas?

La respuesta de estos miembros del Congreso ante estos cuestionamientos consiste en proponer un incremento a la carga impositiva, en lugar de generar incentivos tributarios que alienten la inversión en las mismas empresas y potencialicen la recuperación económica.

Hace unas semanas se aprobó un paquete de deuda pública multimillonario que incluye emisión monetaria, a la fecha, el Estado ha logrado ejecutar muy poco de los fondos destinados para la emergencia. En lugar de buscar más dinero que pueda ir en saco roto, deberían dejarlo en los bolsillos de los guatemaltecos y preocuparse por la calidad del gasto público.

Cuando pase todo esto, no olvidaremos que en tiempos adversos hubo un grupo de políticos inconscientes que en lugar de ayudar solo buscó de forma injusta e inecuánime poner más carga tributaria a un grupo de contribuyentes, para imponer su agenda socialista.

* Este artículo fue publicado originalmente el 4 de mayo de 2020 en el Diario La Hora. La imagen que la ilustra es de Pixabay.

Puedes descargar la iniciativa de ley a la que se refiere el artículo en el siguiente enlace: Ley de Contribución Extaordinaria para la Crisis – Bancada Semilla